Mario Aguiriano

La crítica debe ser implacable tanto con aquellos que abundan en fórmulas fracasadas como con quienes fabrican falsas alternativas, pues ambos forman parte del peso muerto de la historia